Circuito Norte

En el Norte de Córdoba se concentran siglos de cultura, materializados en pueblos y ciudades, donde la tradición religiosa y artesanal mantiene la esencia criolla. Localidades como Ischilín, Tulumba, San Pedro Norte y Cañada del Río Pinto, se destacan por conservar un estilo colonial, que resguarda el pasado. En estos poblados, los visitantes pueden disfrutar de productos artesanales típicos como cuero, cestería, cerámica y madera; además de la oportunidad de degustar la gastronomía tradicional y vibrar con la música folclórica.

Córdoba norteña estalla en mil paisajes distintos, de allí que los circuitos turísticos para recorrer la región son diversos. Sin embargo, todos apuntan al disfrute de la naturaleza y la cultura en medio de la absoluta tranquilidad. Los visitantes entrarán en contacto con una gran diversidad de paisajes: bosques autóctonos, espejos de agua cristalina, salinas, ríos, sierras de palmas y cerros rocosos. Además esta región alberga la inmensa salina grande, que sorprende a los turistas con su reflejo luminoso y su extensión. El entorno natural que ofrece el norte es ideal para realizar prácticas de ecoturismo, cabalgatas, trekking, mountain bike, paseos guiados y un sinnúmero de actividades recreativas al aire libre. A lo largo del territorio, se ubican dos de las áreas naturales más importantes de la provincia: Monte de las Barrancas, un oasis en las salinas; y la Reserva Natural y Cultural Cerro Colorado, que constituye uno de los yacimientos arqueológicos más importantes del país. Esta formación montañosa, erosionada por el viento y agua, fue poblándose de aleros y cuevas que utilizaron los indios comechingones para plasmar la historia de su pueblo, a través de pinturas rupestres.

La región Norte es también sinónimo de historia, aquellos turistas que la visiten no pueden perderse la oportunidad de conocer El Museo Rural Posta de Sinsacate, que integra la cadena de postas del antiguo Camino Real al Alto Perú; la tradicional Iglesia de Tulumba, en donde se conserva un tabernáculo de madera y plata tallado por los nativos para las iglesia de la Compañía de Jesús; la Casa Museo de Atahualpa Yupanqui, ubicada en el paraje Agua Escondida, en donde se exponen objetos personales del artista; la Casa natal del escritor Leopoldo Lugones y el Museo Fernando Fader, ubicado en Ischilín, que conserva parte de la obra del reconocido pintor. El circuito cultural más visitado por los turistas propone conocer tres de las cinco estancias construidas por la orden de los jesuitas, declaradas Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO. Hablamos de la Estancia de Jesús María, Colonia Caroya y Santa Catalina, que se encuentran abiertas al público y ofrecen recorridos guiados.

Comentarios

mood_bad
  • Sin comentarios aún.
  • chat
    Añadir un comentario